No al Imperialismo

Todas las entradas

Contacto

Administrador:

ccc2008mcy@gmail.com

FRASES:

“Si la edificación del porvenir y su determinación definitiva no nos incumbe, conocemos, en cambio muy bien nuestra misión actual: me refiero a la crítica implacable de todo el orden existente, crítica implacable por qué no retrocede ante ninguno de sus resultados ni tampoco ante los conflictos con los poderes del día”
Carlos Marx


“El gobierno siempre se pone de parte de los poderosos defendiendo sus intereses, pero los intereses de los pobres los tiene que defender la propia comunidad organizada”.
P. Álvaro Ulcué.
Cabimas 2008. Con la tecnología de Blogger.

Social

Quienes Somos

Mi foto
“Yo he sido tierra desangrada y tan solo me han restañado mis heridas con el falso bálsamo de un utópico progreso donde la verdadera cultura ha sido nula. Mis hijos tan sólo se han contentado en ver alzarse tormentosos, chupadores de mi savia. Me han llenado de úlceras; pero hoy me he sentido con mi corazón repleto de alegría y esperanza ante la presencia de este evento que me ha traído un mensaje de un porvenir espiritual que redundará en progreso material, también. Así lo dice hoy la ciudad de Cabimas en este día glorioso”. Salvador Valero. Cabimas 1970.

Ultima Entrada

Una Opinión No-Cinematográfica EL HIJO DE SAÚL

Liberate

Entrada Popular

Se tu, SER

Recent Posts

Archivo del blog

Like on Facebook

Text Widget

Contact Us

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Recent Posts

PUEBLO ellos SON:

PUEBLO ellos SON:
NO te dejes engañar, un DISCURSO con otra ACCION = FASCISMO
A pesar de haber sido prohibido su uso... IZRAEL LO SIGUE UTILIZANDO
3 Julio 2010


Lo que ya era motivo de especulaciones, a juzgar por las humaredas blancas vistas tras ataques a zonas con alta densidad poblacional de la franja, fue verificado en pacientes con profundas quemaduras

Víctimas y grupos de derechos humanos en Gaza han denunciado que Israel emplea fósforo blanco en sus bombardeos, aunque el Ejército israelí lo niega. Lo que ya era motivo de especulaciones, a juzgar por las humaredas blancas vistas tras ataques a zonas con alta densidad poblacional de la franja, fue verificado en pacientes con profundas quemaduras y en el propio titubeo de voceros de Tel Aviv.

Un informe difundido por la revista médica británica The Lancet, reveló que en enero de 2009, un varón de 18 años fue ingresado en el departamento de urgencias tras sufrir un ataque con un obús incendiario. Presentaba muchas zonas cutáneas dolorosas de quemaduras profundas, rodeadas de tejido despedazado. Sus heridas abarcaban el 30% de la superficie corporal y estaban distribuidas en ambos miembros superiores e inferiores, así como en el hombro derecho. No había signos de quemaduras por inhalación.

Una vez hecho el diagnóstico de quemaduras por fósforo blanco se aseguró la permeabilidad de las vías respiratorias, se instaló un gotero intravenoso para la administración de líquidos y se irrigaron las heridas con una solución diluida de bicarbonato sódico antes de aplicar apósitos húmedos.

Un día después de la admisión hospitalaria en la unidad de quemados, se observó la aparición de humo blanco que emanaba de las heridas, las cuales contenían abundante tejido necrótico y se habían extendido al tejido subcutáneo (Figuras A y B). Se transfirió al paciente de inmediato al quirófano para desbridamiento y escisión del tejido necrótico, así como para la extracción de las partículas de fósforo blanco.
Durante el desbridamiento, una partícula de fósforo blanco se desprendió de forma accidental y causó una quemadura superficial en el cuello de una enfermera. Transferimos al paciente a la unidad de cuidados intensivos para asegurar la monitorización continua de las constantes vitales y supervisar la posible aparición de trastornos electrolíticos (en particular la hipocalcemia) y de cambios electrocardiográficos (ECG).

Al cabo de 8 días de hospitalización, el paciente se encontraba relativamente bien y fue dado de alta sin complicaciones sistémicas. Al cabo de 16 meses de seguimiento se envontraba bien; sin embargo, presentaba cicatrices hipertróficas ligeramente sensibles en tórax, brazo y muslo (Figuras C y D).

El fósforo blanco es un combustible sólido de color amarillo translúcido, cerúleo, que emite humo y se utiliza principalmente en entornos militares e industriales. En presencia de oxígeno se inflama espontáneamente y da una llama amarilla con humo denso; sólo se extingue en ausencia de oxígeno o una vez que se consume por completo . En contacto con la piel desnuda el fósforo blanco produce quemaduras químicas dolorosas que, de forma característica, tienen aspecto de lesiones amarillentas, necróticas y profundas, debidas a los componentes químicos y térmicos del combustible.

Dado que el fósforo blanco posee una elevada solubilidad en los lípidos, las heridas que produce a menudo se extienden profundamente en el tejido subcutáneo, lo cual da lugar a una demora en la cicatrización. El fósforo blanco puede asimismo absorberse sistémicamente, en cuyo caso provoca un síndrome de disfunción orgánica múltiple debido a su efecto sobre los eritrocitos, los riñones, el hígado y el corazón.

Los primeros auxilios de las heridas por fósforo blanco incluyen la retirada de la ropa del paciente y la aplicación de apósitos empapados en suero salino o agua. Según los estudios realizados en animales y los informes de casos clínicos, se recomienda la irrigación continua con agua en el departamento de urgencias para minimizar las complicaciones de las quemaduras; asimismo, han de desbridarse las partículas de fósforo blanco lo bastante grandes como para ser identificables.


Se puede aplicar una lámpara de Wood (luz ultravioleta) o una solución de sulfato de cobre al 0,5% para facilitar la extinción de las partículas incrustadas. Los pacientes cuyo estado es crítico requieren la escisión del tejido necrótico e injertos de piel, así como la infusión intravenosa de líquidos para reemplazar las pérdidas y una estrecha supervisión de los electrólitos y del ECG, todo ello con el fin de evitar previsibles complicaciones tales como la hipocalcemia, la hiperfosfatemia y la arritmia cardíaca. Las quemaduras por fósforo blanco se asocian con una significativa morbilidad que a menudo necesita largas estancias hospitalarias. Los casos extremos pueden ser mortales.

No nos es posible ofrecer una estimación del número de tales casos en nuestra unidad de quemados, ya que aquella fue una situación de guerra en la que la escritura de informes estaba descartada; tales quemaduras se observan muy raramente en la práctica clínica habitual y la literatura médica disponible a propósito de casos como éste es limitada. De acuerdo con la convención de Naciones Unidas sobre Algunas Armas Convencionales, está prohibido atacar a la población civil con armas incendiarias

0 comentarios:

Subscribete via email

Introduce tu e-mail y recibe nuevas publicaciones en tu correo:

Impartido por FeedBurner

Nota: Confirma tu suscripción en tu E-mail. sino esta en bandeja de entrada, puede que este como spam

EXPRESATE!

Audio Video

Author

Buscar en el blog