No al Imperialismo

Todas las entradas

Contacto

Administrador:

ccc2008mcy@gmail.com

FRASES:

“Si la edificación del porvenir y su determinación definitiva no nos incumbe, conocemos, en cambio muy bien nuestra misión actual: me refiero a la crítica implacable de todo el orden existente, crítica implacable por qué no retrocede ante ninguno de sus resultados ni tampoco ante los conflictos con los poderes del día”
Carlos Marx


“El gobierno siempre se pone de parte de los poderosos defendiendo sus intereses, pero los intereses de los pobres los tiene que defender la propia comunidad organizada”.
P. Álvaro Ulcué.
Cabimas 2008. Con la tecnología de Blogger.

Social

Quienes Somos

Mi foto
“Yo he sido tierra desangrada y tan solo me han restañado mis heridas con el falso bálsamo de un utópico progreso donde la verdadera cultura ha sido nula. Mis hijos tan sólo se han contentado en ver alzarse tormentosos, chupadores de mi savia. Me han llenado de úlceras; pero hoy me he sentido con mi corazón repleto de alegría y esperanza ante la presencia de este evento que me ha traído un mensaje de un porvenir espiritual que redundará en progreso material, también. Así lo dice hoy la ciudad de Cabimas en este día glorioso”. Salvador Valero. Cabimas 1970.

Ultima Entrada

Una Opinión No-Cinematográfica EL HIJO DE SAÚL

Liberate

Entrada Popular

Se tu, SER

Recent Posts

Archivo del blog

Like on Facebook

Text Widget

Contact Us

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Recent Posts

PUEBLO ellos SON:

PUEBLO ellos SON:
NO te dejes engañar, un DISCURSO con otra ACCION = FASCISMO
Por: Prensa C-CURA
“Manos Fuera” de sindicaleros gobierneros de la Mitsubishi
La brutal ofensiva de la multinacional nipona Mitsubishi y del Gobierno Nacional en contra de los trabajadores no cesa. 2 trabajadores asesinados por la policía del Estado Anzoátegui y casi 300 padres de familia despedidos con el aval de la ministra del Trabajo María Cristina Iglesias, es por ahora el saldo, de una política que tiene por finalidad destruir a la organización sindical, dejar en la calle a los valerosos dirigentes y activistas que defienden los derechos de los trabajadores y dejar las manos libres a la multinacional japonesa para que explote sin misericordia a los casi 1.000 trabajadores vinculados a esta empresa.

Y todo parece indicar que la ofensiva de la Santa Alianza conformada por la multinacional Mitsubishi y el Gobierno Nacional no se detendrá, hasta que no le quede claro a los trabajadores de la empresa y al conjunto de la clase obrera venezolana, que por encima de los derechos de los trabajadores, están los apetitos insaciables de los capitalistas. Esta es la cruda realidad, que demuestra con hechos criminales y dramáticos, la demagogia perversa de un gobierno que habla de socialismo de dientes para afuera, pero que en la práctica se ha convertido en el más fiel defensor de los intereses de los explotadores capitalistas, sean éstos locales o foráneos, como la Chevron, la Repsol y más de 15 empresas internacionales que pasaron de la noche a la mañana a ser copropietarias del petróleo de la Faja del Orinoco, bajo el manto sagrado de las “empresas mixtas”.

Para que no quede duda que la intención de los capitalistas japoneses es liquidar hasta el último vestigio de organización sindical y limpiar de luchadores combativos a la empresa, basta con leer los sucesivos anuncios de una página entera en diarios e circulación nacional, en la que los empresarios se regodean de que el gobierno nacional haya declarado ilegal la justa lucha de los trabajadores, de haber despedido a 227 trabajadores y a pesar de todo eso le reclamen al Gobierno Nacional, al Ministerio del Trabajo, a la Guardia Nacional y a la Policía mayor mano dura para poder reiniciar las actividades productivas paralizadas por un lockout patronal.

La multinacional se siente segura de contar con el pleno respaldo del Gobierno Nacional, de las autoridades del trabajo y de los cuerpos represivos del Estado, porque el año pasado les compró la lealtad con un préstamo de seis mil millones de dólares y hace menos de un mes giró otro cheque por casi mil millones de dólares como bono-recompensa por haber sido seleccionada como socia para explotar el petróleo en la faja del Orinoco. Por eso los nipones reclaman, por eso exigen más despidos y militarización de la planta, al Presidente Chávez y a la ministra María Cristina Iglesias.

“Manos Fuera” de sindicaleros gobierneros de la Mitsubishi
La Corriente Clasista, Unitaria, Revolucionaria y Autónoma C-CURA, reconoce en los obreros de la Mitsubishi, quizás como a una de las más valiosas generaciones de combatientes anti-patronales que haya surgido en medio del proceso revolucionario que se abrió en el país desde el "Caracazo" en el año 1989. Ellos, junto con los obreros de Sidor, con los petroleros clasistas y combativos, con los trabajadores de Sanitarios Maracay, con los infatigables sindicatos afiliados a la Unión Nacional de Trabajadores en el Estado Aragua y junto con los miles de trabajadores de las empresas Básicas de Guayana, conforman la inmensa vanguardia de la clase trabajadores venezolana, que con sus acciones de lucha, nos señalan el camino a seguir para reencontrarnos con la verdadera senda del socialismo revolucionario y la democracia obrera y desenmascarar a un gobierno filibustero y farsante que nos quiere estafar con su producto adulterado de “Socialismo del Siglo XXI”.

Lastimosamente, la combatividad y la altísima conciencia anti-patronal de los obreros de la Mitsubishi se ven empañadas por la regresiva conducción política de los integrantes de la CMR, conocida por muchos como la “Corriente Más Reformista”, que junto con otros militantes gobierneros, se han dado a la tarea de desviar la lucha de los trabajadores, de esconder la responsabilidad y complicidad del gobierno nacional en esta brutal ofensiva de la patronal, de hacerles creer a los trabajadores que en Venezuela existe un gobierno revolucionario y que se está construyendo el socialismo y que el PSUV, conformado por burócratas, corruptos y empresarios, es una organización política en la que los trabajadores pueden depositar su confianza.

Han llegado el colmo estos falsos revolucionarios de cubrirle las espaldas al gobernador Tarek William de su responsabilidad por el asesinato de los dos trabajadores aesinados el año pasado en el marco del conflicto laboral. Siembran expectativas en comisionados venidos de Miraflores. Dicen que la responsabilidad política de la continuidad del conflicto es de los funcionarios de tercer nivel de la Inspectoría del trabajo en Barcelona. Y reniegan de la justa consigna de expulsión y expropiación de los chupasangres de la Mitsubishi, argumentando que ellos apoyan los convenios internacionales establecidos entre el gobierno del presidente Chávez y el gobierno japonés. Mayor muestra de reformismo no puede existir.

Mientras se arrodillan ante el gobierno y los patronos nipones, estos embaucadores internacionales estafan la buena fe de revolucionarios de otras partes del mundo con una campaña económica supuestamente anti-imperialista denominada “Open Hands of Venezuela” (Manos Fuera de Venezuela). Con los dineros recaudados, su dirigente internacional Alan Woods se pasea por el mundo vendiendo las supuestas “bondades revolucionarias y socialistas” del gobierno del presidente Chávez en Venezuela.

Sobre los hombros de estos traidores de la clase trabajadora es que se apoya la actuación anti-sindical y anti-obrera de la Santa Alianza conformada por los patronos de la Mitsubishi y el Gobierno Nacional. Por eso más que nunca debemos denunciar la actividad y la política de estos renegados de la clase obrera internacional y exigirles de inmediato que “saquen sus manos” de la Mitsubishi, porque ellos son la tercera pata de la Santa Alianza con la cual se pretende destruir a uno de los más importantes bastiones de la clase obrera venezolana.

La denuncia a los sindicaleros traidores en la Mitsubishi debe ser extendida a quienes se autonombran como dirigentes nacionales de la Unión Nacional de Trabajadores. Su silencio ante el conflicto aturde y se constituye en una prueba irrefutable ante los trabajadores y trabajadoras venezolanas, que estos vergonzantes sindicaleros se escudan tras las siglas de una central que en su momento se constituyó en una esperanza para el movimiednto sindical venezolano, pero que fue destruida por el gobierno y estos sinicaleros de oficio, cuando no pudieron controlarla a su antojo.

Solidaridad nacional e internacional con los trabajadores de la Mitsubishi
Quien tenga ojos y oídos sanos, quien sean un activista sindical clasista o un honesto luchador o un trabajador con conciencia de clase, podrá rápidamente llegar a la conclusión que estamos ante una brutal arremetida patronal y en presencia de un gobierno anti-sindical, anti-obrero, represivo, pro-capitalista y pro-imperialista al cual hay que enfrentar y derrotar para impedir que siga aplicando un plan económico y una política laboral que tiene por objetivo descargar sobre los hombros de millones de trabajadores y trabajadoras venezolanas el peso de una crisis generada por los capitalistas.

Es una obligación política y moral rodear de la más urgente solidaridad a los trabajadores de base en la Mitsubishi en su combate contra los patronos y el Gobierno cómplice. No puede quedar ninguna duda, que en Mitsubishi combate la clase obrera venezolana contra una poderosa multinacional y contra un gobierno que ha tomado la decisión de ser escudero de la explotación capitalista, de la eliminación de la organización sindical como herramienta de lucha de los trabajadores y de desconocer el legítimo derecho a la huelga y la protesta.

Invitamos a los dirigentes sindicales de todo el país y del mundo entero a pronunciarse frente a la brutal masacre física y laboral contra los obreros de la Mitsubishi. Ellos son nuestros hermanos de clase y merecen toda nuestra solidaridad, la cual debemos brindar en forma incondicional, a pesar de la dirigencia política y sindical que poseen, la cual los está llevando al despeñadero.

Invitamos a los trabajadores de la Mitsubishi a desarrollar sus asambleas de base y democráticamente tomar su decisión, sin ninguna influencia política de los elementos gobierneros, como mecanismo para derrotar el lockout patronal y detener la ola de despidos.

La corriente C-CURA se compromete a brindarles la mayor solidaridad posible y a participar en todas las actividades de denuncias a la patronal y la complicidad del gobierno, hasta alcanza el triunfo y se reintegren a sus puestos de trabajo a todos los compañeros despedidos.

0 comentarios:

Subscribete via email

Introduce tu e-mail y recibe nuevas publicaciones en tu correo:

Impartido por FeedBurner

Nota: Confirma tu suscripción en tu E-mail. sino esta en bandeja de entrada, puede que este como spam

EXPRESATE!

Audio Video

Author

Buscar en el blog