No al Imperialismo

Todas las entradas

Contacto

Administrador:

ccc2008mcy@gmail.com

FRASES:

“Si la edificación del porvenir y su determinación definitiva no nos incumbe, conocemos, en cambio muy bien nuestra misión actual: me refiero a la crítica implacable de todo el orden existente, crítica implacable por qué no retrocede ante ninguno de sus resultados ni tampoco ante los conflictos con los poderes del día”
Carlos Marx


“El gobierno siempre se pone de parte de los poderosos defendiendo sus intereses, pero los intereses de los pobres los tiene que defender la propia comunidad organizada”.
P. Álvaro Ulcué.
Cabimas 2008. Con la tecnología de Blogger.

Social

Quienes Somos

Mi foto
“Yo he sido tierra desangrada y tan solo me han restañado mis heridas con el falso bálsamo de un utópico progreso donde la verdadera cultura ha sido nula. Mis hijos tan sólo se han contentado en ver alzarse tormentosos, chupadores de mi savia. Me han llenado de úlceras; pero hoy me he sentido con mi corazón repleto de alegría y esperanza ante la presencia de este evento que me ha traído un mensaje de un porvenir espiritual que redundará en progreso material, también. Así lo dice hoy la ciudad de Cabimas en este día glorioso”. Salvador Valero. Cabimas 1970.

Ultima Entrada

Una Opinión No-Cinematográfica EL HIJO DE SAÚL

Liberate

Entrada Popular

Se tu, SER

Recent Posts

Archivo del blog

Like on Facebook

Text Widget

Contact Us

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Recent Posts

PUEBLO ellos SON:

PUEBLO ellos SON:
NO te dejes engañar, un DISCURSO con otra ACCION = FASCISMO
¿Salvar o Expropiar a los capitalistas?

Pror: José Castillo
jcastillo@izquierdasocialista.org.ar

Se profundiza la caída de bancos y bolsas. Al gobierno yanqui le fracasó su megaplan de rescate en el Congreso. Queda al desnudo que no va más el sistema capitalista. La “intervención” que se ofrece como alternativa es sólo salvataje para los ricos. ¿Cuál es la salida?

La única salida es el socialismo

El capitalismo fue el responsable de que se amasaran fortunas en miles de instrumentos especulativos en las últimas décadas. No fue por “falta de regulación”. Desde mediados de la década del ´80 se viene creando una “regulación a medida” -bajo el nombre de la “desregulación”- que favorece a los bancos de inversión, a los fondos buitres, y a cuanto especulador poderoso ande dando vueltas por el planeta. Ahora, ante el estropicio y el crack, aparece la corriente de los “reguladores”, los que exigen “más intervención del Estado”. ¿Intervención para qué? ¿Hecha por quién?

La experiencia de los “intervencionistas” en el último año es clarísima. Un billón de dólares, mucho más que toda la ayuda mundial al desarrollo, infinitamente más que todos los fondos de los organismos que tratan de paliar el hambre extremo, colocados para salvar a los multimillonarios y sus maniobras. Mientras tanto, salvajemente, se deja en la calle a deudores hipotecarios y se hacen recortes de puestos de trabajo. Se les corta el crédito a los trabajadores norteamericanos y europeos, se les exige pagos en efectivo o se los ejecuta. Y, por supuesto, para ellos no hay “rescate ninguno”. Y, en lo que toca a nuestros países, se sigue reclamando el pago de las deudas externas, mientras se continúan con el saqueo de nuestros recursos naturales, sea petróleo, gas y minerales.

¿Puede asumir “la intervención del Estado” otras formas, más favorables a los trabajadores y pueblos del mundo? Muy difícilmente esto suceda mientras los que gobiernen sean los multimillonarios y sus agentes. Un ejemplo es el propio Secretario del Tesoro yanqui, Henry Paulson, quien era, antes de asumir su cargo, el máximo directivo de Goldman Sachs, uno de los pulpos más importantes de Wall Street.

Existe una salida, sin duda. Y pasa por la intervención del Estado, pero de otro estado, uno gobernado por los trabajadores, que aplique no el salvataje patronal, sino la expropiación de los pulpos multinacionales que están llevando la humanidad al desastre. Pasa por nacionalizar todos los bancos, única forma de resguardar de verdad los ahorros de los trabajadores y, a la vez, aplicar planificadamente esos fondos a programas que resuelvan las necesidades populares. Exige prohibir las suspensiones, despidos y ejecuciones de vivienda, y garantizar a cada ciudadano el derecho a un trabajo, un sueldo digno, una vivienda, salud y educación. Todo esto se puede hacer, requiere incluso menos dinero que el que está circulando en la “bicicleta financiera” mundial por estos días. Y tiene un nombre: se llama socialismo.

0 comentarios:

Subscribete via email

Introduce tu e-mail y recibe nuevas publicaciones en tu correo:

Impartido por FeedBurner

Nota: Confirma tu suscripción en tu E-mail. sino esta en bandeja de entrada, puede que este como spam

EXPRESATE!

Audio Video

Author

Buscar en el blog