No al Imperialismo

Todas las entradas

Contacto

Administrador:

ccc2008mcy@gmail.com

FRASES:

“Si la edificación del porvenir y su determinación definitiva no nos incumbe, conocemos, en cambio muy bien nuestra misión actual: me refiero a la crítica implacable de todo el orden existente, crítica implacable por qué no retrocede ante ninguno de sus resultados ni tampoco ante los conflictos con los poderes del día”
Carlos Marx


“El gobierno siempre se pone de parte de los poderosos defendiendo sus intereses, pero los intereses de los pobres los tiene que defender la propia comunidad organizada”.
P. Álvaro Ulcué.
Cabimas 2008. Con la tecnología de Blogger.

Social

Quienes Somos

Mi foto
“Yo he sido tierra desangrada y tan solo me han restañado mis heridas con el falso bálsamo de un utópico progreso donde la verdadera cultura ha sido nula. Mis hijos tan sólo se han contentado en ver alzarse tormentosos, chupadores de mi savia. Me han llenado de úlceras; pero hoy me he sentido con mi corazón repleto de alegría y esperanza ante la presencia de este evento que me ha traído un mensaje de un porvenir espiritual que redundará en progreso material, también. Así lo dice hoy la ciudad de Cabimas en este día glorioso”. Salvador Valero. Cabimas 1970.

Ultima Entrada

Una Opinión No-Cinematográfica EL HIJO DE SAÚL

Liberate

Entrada Popular

Se tu, SER

Recent Posts

Archivo del blog

Like on Facebook

Text Widget

Contact Us

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Recent Posts

PUEBLO ellos SON:

PUEBLO ellos SON:
NO te dejes engañar, un DISCURSO con otra ACCION = FASCISMO
Por:Werner Corrales Leal; Caracas, Octubre de 2010
Una mentira repetida mil veces termina
convirtiéndose en una verdad…
En esta frase atribuida a Joseph Goebbels, genio de la comunicación y ministro de propaganda del régimen Nacional Socialista de Adolf Hitler, se expresan la escasísima ética y la vocación por la manipulación que caracterizan a los encargados de la comunicación política en los gobiernos totalitarios.

Varias de las más relevantes políticas comunicacionales del Socialismo del Siglo 21 (SS21) parecieran inspirarse en la máxima citada y en otros consejos de Goebbels, como son "Si no puedes negar las malas noticias, inventa otras que las distraigan”, o “Cuanto más grande sea la masa a convencer, más pequeño ha de ser el esfuerzo mental que ella realice para entender”.
Entre todos los ejemplos que podríamos mencionar de políticas Goebbelianas del SS21, se encuentra el de la difusión de sus logros sociales, en particular los referidos a la reducción de la pobreza, la desocupación abierta y el empleo informal. Esos males, calificados muy tempranamente de “cáncer del capitalismo subdesarrollado” por el Líder y sus más connotados “maestros”, no podrían haber resistido incólumes el embate de once años de esfuerzo de su proyecto revolucionario. Hay que persuadir a mucha gente, hay que crear el convencimiento unánime de la población, de que la pobreza, la desocupación y el subempleo están desapareciendo. “Miente, miente, que al final algo quedará... ...cuanto más grande sea la mentira, más gente la creerá..."

No obstante las inteligentes y sonoras frases de Goebbels, no basta aplicar algunos de sus famosos principios si se olvida por ejemplo el de la verosimilitud, cayendo en exageraciones tan obvias que despierten la sospecha, o si se emplea como voceros de las mentiras a quienes no tienen la credibilidad o el vuelo mental necesarios para “venderlas”.

Hace meses me vienen llamando la atención la insistencia de los medios del SS21 y las declaraciones frecuentes de un alto funcionario del gobierno sobre el supuesto hecho de que Venezuela ha “sobrecumplido” (sic) las Metas del Milenio de NNUU en materia de pobreza, o ha reducido a 7% el desempleo… Que uno vea en la calle más pobres, que sepa cada día de más empresas cerradas y de más desempleados, y que el vocero de estos logros sea el responsable de producir estadísticas y no el encargado de diseñar la comunicación gubernamental, me motivó a hurgar en la data social y en los índices socio-económicos de los últimos años. Mi asombro fue creciendo a medida que encontraba más incoherencias internas, anomalías e indicios de una posible manipulación en las estadísticas gubernamentales del SS21, y eso me llevó a expandir el análisis a series confiables de más de 30 años, que comienzan en 1975.

Este informe ofrece los resultados del estudio mencionado, puestos en una forma simplificada y apoyados en gráficos que facilitan la percepción de la información que se pretende transmitir … El informe no es una monografía sobre los determinantes de la pobreza o el desempleo en Venezuela. En él se presentan las conclusiones de una revisión sistemática de estadísticas sobre los temas mencionados, así como los resultados de una re-estimación de las variables en las que fueron detectadas anomalías graves, y una reconstrucción fiable de las series de pobreza, desempleo abierto y empleo informal, que aseguran la coherencia interna de los principales indicadores.

Síntesis: Lo que pretende el gobierno y los verdaderos logros de once años
Las figuras 1 y 2 abajo muestran fragmentos de estadísticas que ha usado el Gobierno Revolucionario para “demostrar” que el Socialismo del Siglo XXI ha reducido dramáticamente la pobreza y el desempleo, los cuales siempre aumentaron bajo la “Democracia de la Oligarquía”.
Pero el estudio muestra que el gobierno, en su intento de manifestar logros mayores que los reales en materia de pobreza, hace comparaciones espurias entre series estadísticas no confrontables, y señala anomalías graves en las series de Fuerza de Trabajo del Instituto Nacional de Estadísticas (INE) posteriores a 2004. Corregidos esos sesgos y anomalías, las figuras 3 y 4 muestran que los “logros” del SS21 distan mucho de ser razones para vanagloriarse.

En cuanto al número de personas en pobreza, al normalizar los datos y hacerlos comparables, se muestra que la tendencia decreciente de 1995-99 se revirtió a partir del 2000 hasta alcanzar 20 millones de pobres en 2004, récord nunca citado por el gobierno, y la media 1999-2009 fue 16 millones, 2 millones más que entre 1988 y 1998. Si bien en esos lapsos el promedio de la pobreza en % de la población bajó de 63,8% a 61,5%, el nivel del 2009 no es de 31,7% sino cercano al 53%.

En materia de desempleo los cambios reales inducidos por el SS21 no son mejores. El desempleo abierto promedio subió de 9,89% en 1988-1998 a 15,1% en 1999-2009 y el empleo informal se elevó de 39,7% a 43,26%. En el primer período hubo en promedio 4 millones de personas en desempleo abierto o en empleo informal y para 2009 la cifra equivalente se había elevado a 7 millones.

1. Uso de referencias engañosas para hacer creer que la pobreza se está reduciendo aceleradamente
La Encuesta de Hogares es una investigación sistemática que se realiza varias veces al año desde la segunda mitad de la década de 1960, la cual recoge información muestral sobre ingresos y gastos de los hogares. Al menos desde los años 70 ha habido estudios puntuales que procesaban las encuestas para hacer estimaciones de pobreza basadas en “Líneas de Ingreso”(1), pero los primeros resultados de procesamientos a la vez sistemáticos, uniformes y confiables, son debidos al Centro de Investigación Social CISOR, se basan en los ingresos del trabajo y producen indicadores comparables desde 1975. Los procesamientos sistemáticos “oficiales” hechos por el INE para producir estimaciones de hogares y personas pobres, cubren la pobreza desde 1997 y se basan en sumar los ingresos del trabajo identificables de la encuesta, con imputaciones de otros ingresos.
Cuando los voceros del Gobierno Revolucionario se vanaglorian de haber reducido la pobreza, del 70% de la población en los años 90 (fines de la “IV República”), al 27% o al 31% de la población en el 2009, once años después de iniciado su mandato, están comparando series históricas basadas en los dos distintos procedimientos mencionados, las cuales no son confrontables. Cuando las series se homologan los resultados lucen muy distintos.

La franja vertical coloreada de verde en la figura 5, corresponde al lapso 1997-2003 en que se cuenta simultáneamente con datos de pobreza estimados de acuerdo con los dos procedimientos, es decir, de ingresos del trabajo y de ingresos que suman otras imputaciones a los anteriores. La curva denominada “Serie I” en la misma figura corresponde a los procesamientos basados en ingresos del trabajo hechos para las encuestas de primer semestre de cada año, comenzando con las de 1982. Como puede observarse, el máximo de esa serie, ligeramente superior a 70%, se produce alrededor de 1995. Las series denominadas II y III, solo disponibles de 1997 en adelante, corresponden a los procesamientos “oficiales” del INE, que incluyen ingresos del trabajo e imputaciones de “otros ingresos”. La Serie III corresponde al primero y la II al segundo semestre.
Las comparaciones que suelen hacer los voceros del gobierno entre las cotas de pobreza de la “IV República” y los niveles que habría logrado la gestión del “Socialismo del Siglo XXI” (SS21) después de 1999, emplean valores tomados de las series II o III para la situación actual, y valores de la serie I para 1999 o antes. Esto es evidentemente inapropiado como se deduce de lo antes explicado y se ilustra en la figura 5, y busca obviamente mostrar valores muy bajos para el SS21.
Para hacer comparaciones legítimas de valores posteriores a 2003, con previos a 1999, tendría que normalizarse la serie III para hacer un continuum de ella y la serie I.

Nota (1): Se trata del porcentaje de la población que proviene de hogares cuyos ingresos están por debajo de un cierto nivel de gastos considerado como el mínimo necesario (“cesta”), definido como “Línea de la Pobreza”.

1.1 El intento de fraude de opinión al descubierto
Al “normalizar” la serie III (de primeros semestres) para empalmarla con la serie I, se obtiene una serie contínua, mostrada en la figura 6 con el título de “Serie homologada, de valores comparables”.
Empleando la Serie Homologada sí pueden hacerse comparaciones legítimas entre los niveles de pobreza que hubo antes y después de 1999.
Haber reconstruido la Serie Homologada también permite apreciar la dimensión del “error” al que inducen las comparaciones indebidas que vienen haciendo los voceros del gobierno, empleando series que no son confrontables.
Cuando alguien en conocimiento de los antecedentes mencionados intenta inducir al público a esos errores, su conducta puede reputarse como un intento de fraude. Un intento Goebbeliano que sigue casi todos los principios establecidos por el ministro Nazi.
La dimensión del intento de fraude está entre 20,9% y 26,2% de la población como muestra la figura 6 en su extremo derecho. Se trata de las diferencias entre 52,6%, que sería el valor de la pobreza en el año 2009 de acuerdo con la Serie Homologada, y los valores de 26,36% o 31,70 % de las series II y III.

(Administrador: Por motivos de tantos graficos, en transcurso del mes, se publicara la información completa, suscribanse a nuestras publicaciones, via correo, y les llegara la actualizacion de nuestro blog. -columna derecha parte superior-)

0 comentarios:

Subscribete via email

Introduce tu e-mail y recibe nuevas publicaciones en tu correo:

Impartido por FeedBurner

Nota: Confirma tu suscripción en tu E-mail. sino esta en bandeja de entrada, puede que este como spam

EXPRESATE!

Audio Video

Author

Buscar en el blog