No al Imperialismo

Todas las entradas

Contacto

Administrador:

ccc2008mcy@gmail.com

FRASES:

“Si la edificación del porvenir y su determinación definitiva no nos incumbe, conocemos, en cambio muy bien nuestra misión actual: me refiero a la crítica implacable de todo el orden existente, crítica implacable por qué no retrocede ante ninguno de sus resultados ni tampoco ante los conflictos con los poderes del día”
Carlos Marx


“El gobierno siempre se pone de parte de los poderosos defendiendo sus intereses, pero los intereses de los pobres los tiene que defender la propia comunidad organizada”.
P. Álvaro Ulcué.
Cabimas 2008. Con la tecnología de Blogger.

Social

Quienes Somos

Mi foto
“Yo he sido tierra desangrada y tan solo me han restañado mis heridas con el falso bálsamo de un utópico progreso donde la verdadera cultura ha sido nula. Mis hijos tan sólo se han contentado en ver alzarse tormentosos, chupadores de mi savia. Me han llenado de úlceras; pero hoy me he sentido con mi corazón repleto de alegría y esperanza ante la presencia de este evento que me ha traído un mensaje de un porvenir espiritual que redundará en progreso material, también. Así lo dice hoy la ciudad de Cabimas en este día glorioso”. Salvador Valero. Cabimas 1970.

Ultima Entrada

Una Opinión No-Cinematográfica EL HIJO DE SAÚL

Liberate

Entrada Popular

Se tu, SER

Recent Posts

Archivo del blog

Like on Facebook

Text Widget

Contact Us

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Recent Posts

PUEBLO ellos SON:

PUEBLO ellos SON:
NO te dejes engañar, un DISCURSO con otra ACCION = FASCISMO
Ya verán después de éste proceso electoral, como esa izquierda y esa derecha, se reparten el botín, los privilegios quedaran como siempre, dentro de ellos como clase política, pero eso sí, ambos sectores, unos identificados con el socialismo del siglo XXI y otros con el capitalismo, quedaran como siempre: de rodillas frente al imperio del capital, arrastrándose como siempre frente a los que tienen el poder real y ellos conformándose con el poder formal, pero vendiendo a Venezuela.

ENRIQUE CONTRERAS RAMÍREZ
En algunas oportunidades he señalado, que la izquierda en América Latina se encuentra tan recolonizada, al igual que la derecha. A esa izquierda le cercenaron su capacidad creativa, no tiene pensamiento propio y se ha limitado a jugar un triste papel como es la de legitimar, las expresiones políticas, ideológicas y económicas de los grupos dominantes, al avalar en todas sus manifestaciones el poder opresor, que se ejerce a través del Estado, un Estado que no representa los intereses de los pueblos.

 Es una izquierda que se desvirtúa dentro de esas instituciones para garantizar el poder de la clase que domina, la misma se encuentra integrada al sistema de dominación o bien por conveniencia o por “coincidencias” con el modo de producción que predomina, se inserta en la propuesta de manera natural y conformándose con las cuotas de poder que le da el mundo financiero global, hasta el punto que le puede otorgar el “favor” de poder manejar un país, con tal de que le corresponda a lo planificado de acuerdo a sus intereses.

Esos partidos que se dicen “revolucionarios”, “tienen el corazón en la izquierda, pero el bolsillo en la derecha”, olvidando su compromiso con los cambios estructurales necesarios para poder salir del modelo socio – económico que establece esa relación opresor-oprimido. Su discurso ideológico se disfraza, al igual que el de la derecha de utopías, para poder engañar y manipular sin que la población pueda percatarse de la realidad, por lo que hemos venido planteando con respecto a la alienación colectiva.

Esa izquierda asumió y aprendió de la derecha, a utilizar el discurso electoral, que observando las necesidades de los pueblos, construye su arenga de manera falaz, para poder seguir subsistiendo y viviendo electoralmente, de las angustias y la esperanzas que desarrollan los pueblos, como mecanismo de defensa psicológica, para compensar su desesperación por no tener un modo de vida, que le pueda satisfacer dignamente, como seres humanos sus necesidades.
Esta lamentable posición, de una izquierda institucionalizada, legaliza la dominación cotidianamente en los procesos electorales, para recibir las migajas que le otorga la derecha que dice combatir, se fusiona con ella, negocia, se vende, traiciona, engaña, pacta, se presta para pisotear los intereses de un pueblo que aspira cambios sustanciales y que cree que votando por esa izquierda puede llegar a mejorar sus condiciones de vida. 
Es una praxis siniestra y mal intencionada, cuyo discurso confunde dando a entender que dentro del modelo que domina, se pueden cambiar las cosas, haciendo que los pueblos asuman de manera “natural” la subordinación.


Es una izquierda, que se organiza en partidos políticos, al igual que la derecha e incluso sin diferencias sustanciales, en la concepción de lo que son los partidos políticos, pues los mismos son instrumentos reguladores y controladores del descontento colectivo. Ambos sectores, no soportan la concepción utópica creadora, revolucionaria, subversiva, pues la misma les representa un peligro en las relaciones de poder que sustentan, además de que la utopía no es posible según sus argumentos, son simplemente sueños de sectores revolucionarios disociados de la realidad en que viven, ignorando que cuando se sueña sólo, es eso, un sueño. Pero cuando se sueña con otros es el comienzo de una realidad, tal y como lo planteaba Helder Cámara.

Para esa izquierda y esa derecha, que siempre termina fusionada en pactos y arreglos, todo lo que se sale del juego electoral, que mantiene y “legaliza” la dominación imperante, queda fuera del contexto institucional y por lo tanto todo lo que atenta contra esas estructuras amañadas y tramposas son subversivas, de allí que el Estado está en obligación de aplastarlas con sus respectivos cuerpos represivos.

Ya verán después de éste proceso electoral, como esa izquierda y esa derecha, se reparten el botín, los privilegios quedaran como siempre, dentro de ellos como clase política, pero eso sí, ambos sectores, unos identificados con el socialismo del siglo XXI y otros con el capitalismo, quedaran como siempre: de rodillas frente al imperio del capital, arrastrándose como siempre frente a los que tienen el poder real y ellos conformándose con el poder formal, pero vendiendo a Venezuela.

Fuente: www.ruptura.org

0 comentarios:

Subscribete via email

Introduce tu e-mail y recibe nuevas publicaciones en tu correo:

Impartido por FeedBurner

Nota: Confirma tu suscripción en tu E-mail. sino esta en bandeja de entrada, puede que este como spam

EXPRESATE!

Audio Video

Author

Buscar en el blog